viernes, 10 de septiembre de 2010

Reglas Vs Discreción: Política Monetaria

Un magnífico post de Nick Rowe en su Blog Worthwhile Canadian Initiative. (recomendado para alumnos de economía) Discute el manejo de política monetaria por la FED y por el Banco de Canadá. Éste último se guía por una regla con un objetivo de inflación (Inflation Targeting) y se ajusta de manera estricta a este comportamiento, por lo que sus decisiones son conocidas por los agentes. La FED, en cambio, no tiene un objetivo preciso por lo que sus decisiones son más discrecionales, lo que provoca mayor incertidumbre. Es un buen ejemplo para distinguir entre estos dos conceptos centrales en el manejo de política monetaria y temas de debate académico.
En el caso de México, seguimos un objetivo de inflación también con una meta de 3% con un margen de +/- 1%. No queda claro cual es su función de reacción y existe poca información al respecto porque no se divulga nada sobre sus reuniones. Sin embargo algunos intentos de modelar esta función ha llevado a formulaciones tipo una Regla de Taylor, pero aumentada. Yo realice una de estas estimaciones (ver la referencia en la columna derecha de este Blog) y se detecta una mayor sensibilidad a las variaciones en el tipo de cambio. Pero si es importante destacar que en los últimos años, la autoridad en nuestro país ha mostrado un fuerte apego a su objetivo, lo cual quedó particularmente claro durante el 2008, cuando a pesar de que el ejecutivo aplicaba una política fiscal contracíclica (o intentaba), Banco de México aumentó en tres ocasione su tasa de referencia debido al comportamiento que se experimentaba con la inflación y las expectativas inflacionarias.....

1 comentario:

Nahieli dijo...

Creo que una política monetaria basada en reglas, como la canadiense, es mejor que una discrecional, ya que la segunda genera una mayor incertidumbre a los mercados. Además, si se tiene una política monetaria basada en reglas, es más fácil pedir cuentas a las autoridades monetarias, ya que hay criterios sobre los cuales evaluarlos; en la discrecionalidad, en cambio, la autoridad monetaria siempre puede argumentar que estaba persiguiendo otros objetivos.