miércoles, 29 de septiembre de 2010

Política Fiscal e IVA

En esta liga se puede acceder a mi columna, Tintero Económico, que se publica hoy en el Universal

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos Profesor....Usted dice, "A esto hemos reducido la parte sustantiva de nuestra discusión fiscal. No existen otras variables ni otros conceptos. No existen discusiones de políticas alternativas." Yo respondo, no hubia un candidato de la CentroIzquierda que argumentaba por una reforma fiscal mas alla del IVA, una reforma que aumentaria el ISR tope para que los mas adinerados paguen lo que deban? Yo pregunto, cuando fue la ultima vez que los "economistas" que salen en las pantallas de Azteca o Televisa aborden un aumento al ISR como algo positivo para la economia? Cuando fue la ultima vez que digan que debe haber un impuesto sobre ganancias bursatiles, o dividendos? Profesor, por eso todo gira alrededor del IVA. Porque las familias adineradas reconocen que una reforma fiscal progresista aumentaria en forma importante su carga tributaria. Entonces, para ellos, mejor que aumenten el IVA. Entre pagar un ISR de 45% sobre ganancias bursatiles de corto plazo, como se hace en California, o pagar un IVA del 20%, a ellos les conviene el IVA. Y, por eso mismo, los economistas de Televisa dicen, "hay que aumentar el IVA".

Anónimo dijo...

Evidentemente los políticos no pierden una oportunidad, un tema tan polemico como el IVA es utilizado para hacer propaganda polítca sin ni siquiera conocer el tema. Nuestros diputados no se limitan a la hora de hacer comentarios y exigencias sobre la forma en la que el presupuesto debe asignarse, es decir, cuando se habla del gasto es muy fácil ofrecer dinero para todos (en especial para ellos mismos), pero parece que creen que el dinero crece en los arboles. Creo que la discusion sería más productiva si en ella se plantearan alternativas para poder ejercer el gasto de una forma EFICIENTE para poder atacar problemas que afectan de fondo a nuestro páis como lo es el tema de la distribución de la riqueza.

Cambiar todo para que todo siga igual

No debemos mezclar unas cosas con otras y complicar nuestra estructura fiscal, querer disminuir el deficit fiscal (sin mover las tasas impositivas) al mismo tiempo que querer aumentar recursos detinados a programas que ayudan a los que menos tienen no nos llevará a ningún lugar. Entre más simple sea el sistema fiscal, eliminaremos problemas de información que entorpecen el funcionamiento de programas que se encargan de la redistribución, regulación etc.

Y por cierto, las reservas de petroleo estimadas para Mexico sólo alcanzan para 10 años segun PEMEX (http://www.jornada.unam.mx/2010/03/20/index.php?section=economia&article=024n1eco). La discusión seria de la estructura fiscal no puede esperar.

Irving Alejandro Gonzalez Hernandez

Nahieli dijo...

Creo que la discusión fiscal debería centrarse en hallar maneras de combatir la evasión fiscal, pues probablemente el monto de los recursos que se recaudarían de reducir la evasión serían mucho más altos que un cambio de 1% sobre el IVA. También, sería necesario discutir que transferencias en el presupuesto son innecesarios, o que gastos son totalmente ridículos como los ipads de los diputados. Como lo dice el artículo, se necesita una discusión a fondo de todo el paquete fiscal, no sólo sobre el IVA.

Jramirez dijo...

Me queda muy claro que un análisis serio de cualquier ámbito de la economía no puede ser parcial ni mucho menos unilateral; no se puede discutir la política fiscal si sólo tomamos en cuenta los ingresos fiscales sin considerar los egresos.

El gasto del gobierno, si bien ha sido considerable, dista mucho de ser eficiente; y pocos comprarían que sea eficaz.

Polemizar a favor o en contra del iva es darle la vuelta al verdadero asunto, la responsabilidad fiscal.

Y pase lo que pase, al final tendremos como siempre una miscelánea fiscal votada al vapor...

Anónimo dijo...

No sólo la estructura fiscal de la federación tiene deficiencias, en mi opinión es urgente una reforma estructural hacendaria de los Estados y municipios. Como sabemos, estos tienen que ser rescatados de la bancarrota periódicamente y en muchos hay opacidad en la forma de llevar acabo el gato público. Creo es urgente una reforma que fuerze a los gobiernos estatales a transparentar sus operaciones.Hacer el cargo de tesorero uno de elección popular con posibilidad de reeleción creó que generaría los incentivos adecuados a mantener la hacienda pública saludable. En fin, creo que cualquier intento de reforma es crucial que tome en cuenta la situación de los Estados y los municipios para que de verdad tenga un efecto positivo.
Carlos Castillo

Gabriel Alberto Martínez Roa dijo...

yo creo que el problema aun más grave es que ni siquiera el iva se discute a fondo en este paper: http://www.presupuestoygastopublico.org/documentos/incidencia_ingreso/Reforma_Fiscal.pdf

unas de las conclusiones importantes son que el iva es progresivo pero no por mérito propio ya que es gracias a la economía informal y que su progresividad se ve disminuida por todos los regímenes especiales y exenciones que se dan etc. a eso si que nadie le ha entrado, como dice el anónimo de las 15:03 porque no hay una verdadera voluntad política. les pedimos a los legisladores que regulen para minimizar la evasión pero no hay que irnos muy lejos, tan solo si ellos mismos pagaran todos los impuestos como ciudadano cualquiera, pero volvemos al punto nadie le quiere entrar al problema de fondo. lamentablemente el sistema mexicano esta supeditado a las decisiones de los legisladores y estos han demostrado ser un ente enorme, costoso, torpe y lento en fin un verdadero elefante blanco.

Anónimo dijo...

El tema de los impuestos es complicado no sólo por las múltiples implicaciones económicas que conlleva sino también por el alto grado de "politiquería" que lo envuelve.
Un aumento en los impuestos existentes o la creación de nuevos se convierten en spots publicitarios que cada partido maneja a su conveniencia. Es decir, al ser los impuesto uno de los temas económicos de mayor dominio público y uno de los más populares entre personas de cualquier nivel social, los bancadas del congreso hacen de esta política fiscal un instrumento para vender su partido a tantas personas como les sea posible.
Así pues, el que en la mesa se haya puesto a discutir la política fiscal de una manera tan simplona no sólo habla de las tácticas políticas envueltas en la situación sino, también de la mediocridad de un país que se conforma con seguir este debate en vez de cuestionar acerca del resto de los instrumentos que conforman el paquete fiscal actual.
Por lo tanto, saber si el IVA disminuirá o no es el menor de los problemas si lo comparamos con el hecho de convertir a la política fiscal mexicana en un simple debate anual sobre este aparente único impuesto.
M. Araceli Ramírez

Cesangari l dijo...

es necesario recordar que los objetivos sociales, llamese ayudar a los pobres, deben verse bien gasto, no via recaudacion. si lo que se requiere es un regimen fiscal eficiente, se deben omitir los regimenes preferenciales y se debe mejorar la recaudacion.
que quieren cobrar mas o menos iva? haganlo! pero haganlo bieny garatizenos que veremos reflejados nuestros impuestos en servicios y programas sociales de calidad.

Anónimo dijo...

Existen buenos argumentos en favor y encontra de un aumento y una reducción del IVA. Esto es porque en diferentes escenarios sería positiva o negativa cualquiera de ambas medidas. Por un lado, es necesaria una recaudación más eficiente para comenzar la transición de las fuentes de ingresos gubernamentales del petróleo a los ingresos tributarios. Por otro lado, el gasto del gobierno es ineficiente y más impuestos generalizados nada más hacen más pobres a los que ya lo son (además, incentivan una mayor evasión). Por lo tanto, es necesraio decidir qué tipo de escenario económico queremos y actuar de acuerdo a él. En otras palabras, se tiene que consensuar un plan integral de finanzas públicas a largo plazo y, en el proceso, decidir una política fiscal, que incluya una política del IVA. Sólo así habrá una idea clara de qué se tiene que hacer con el IVA.

Alejandro Robinson

Anónimo dijo...

El gran problema de la política fiscal no es la economía, es la política. La Economía nos ha dado suficientes instrumentos para poder diagnosticar buenas medidas fiscales; sin embargo, no avanzamos en materia fiscal porque nuestros políticos no lo permiten. Estamos sujetos al juego complejo de incentivos que los diputados llevan a cabo cuando deciden la política de egresos e ingresos cada año. Es más, aunque cada quien tubiera la oportunidad de decidir una política fiscal óptima, esto no sucedería. Los "ricos" no quieren impuestos progresivos por obvias razones; los "pobres" menos quierene impuestos: a nadie le gusta pagar impuestos. Esto nos lleva a que las decisiones en materia fiscal no se pueden tomar bajo una lógica de incentivos personales como se hace en el Congreso. Sino, se tiene que llevar a cabo bajo una visiòn de largo plazo que haga más eficiente las finanzas y el gasto públicos.

José Antonio Hernández

Anónimo dijo...

La polémica reciente sobre el IVA debe ser tema de preocupación en el sentido político y en el sentido económico. No cabe duda que la actividad política se ha convertido en un teatro de marionetas en el que ven al IVA como un juguete que se puede abrazar, modificar, chutar y hasta pelearse por él. De verdad el argumento político no sirve si utilizan de pretexto a los pobres y a la mera hora el gobierno se preocupa muy poco por la población, a excepción de cuando hay elecciones. Es importante tener presente que el IVA es un ente económico y como tal se debe cuantificar y conocer los efectos si éste se modificara. Si lo van a reducir que lo hagan siempre y cuando hayan pensado en las consecuencias que esto traería, porque un 1% podría parecer marginal pero cuando consideramos la recaudación total resulta ser una cantidad enorme lo cual eso haría insuficiente para solventar todos los gastos del Estado. De igual manera no podemos decir que un impuesto sea mejor que otro. Lo primero que tendríamos que hacer seria clarificar la recaudación total y hacer transparente todo el proceso de designación de recursos. Una vez hecho eso, podremos hablar de IVA, ISR y demás.

Adriana Becerril

Arturo Romero Yáñez dijo...

Los tomadores de decisiones de las Cámaras tienen un gran problema: están separados de la población a la que regulan. Para llevar a cabo una propuesta en términos de política fiscal, es necesario conocer las necesidades de la población a la que se piensa imponer esa propuesta; entonces, si recordamos al Estado como un monopolista en su función de otorgar bienes públicos y observamos que, en los mercados, ningún monopolista sobreviviría sin conocer la demanda a la que se enfrenta, no podemos dejar pasar la importancia del conocimiento por parte de los tomadores de decisiones sobre las necesidades la población a la que se enfrenta.

Nuestro Estado cuenta con las herramientas para ofrecerles a estos tomadores de decisiones la información que necesitan. SEDESOL, la Secretaría de Economía y la SHCP cuentan con los recursos para estimar las tasas fiscales óptimas de nuestra economía. Por lo tanto, me parece que no basta con que hagamos denuncia de el "IVAcentrismo" de los debates sobre política fiscal, sino la falta de trabajo para informar a los tomadores de decisiones sobre las necesidades de la población a la que regulan.