miércoles, 22 de septiembre de 2010

¿Cómo Afectó la Crisis a los Objetivos del Milenio?

Aquí se puede acceder a mi columna, Tintero económico, que se publica hoy en el Universal
.
Update. Reproduzco un mail de un amigo conocedor del tema que realiza dos señalamientos acertados.....
Tu columna comienza con "bajo la iniciativa de organismos internacionales como el Banco Mundial y el FMI, decidieron establecer un conjunto de metas para 2015" Perdoname, pero fue bajo la iniciativa de la ONU, no de los organizmos del Bretton Woods.Un importante punto que falta mencionar en tu articulo es que los paises desarrollados no han cumplido con su compromiso reflejado en el ODM 8 de aportar sufiencientes recursos para alcanzar los ODMs.

14 comentarios:

Jramirez dijo...

Me parece excelente que haya incluido el update con la info proporcionada por su amigo.

Si bien los naciones por sí solas deben de ser responsables de realizar su aporte para el cumplimiento de los ODM; los países desarrollados tienen una obligación moral doble para aportar en mayor cantidad.

Doble, ya que por un lado detentan la mayor cantidad de los recursos del planeta; y por el otro no accionaron oportunamente para evitar la crisis financiera actual. Muy por el contrario, vía la falta de regulación a su sistema financiero propiciaron su metástasis al resto del globo.

Anónimo dijo...

Leyendo un poco sobre los objetivos del milenio me tope con la siguiente frase “Sólo con el 1% de lo aportado en 2008 para salvar el sistema financiero se podría erradicar el hambre en el mundo” Lo que me deja pensando que aunque la crisis económica podría considerarse un factor relevante para que en 2015 no se logre llegar a los objetivos planteados para erradicar la pobreza y otros objetivos fundamentales para garantizar la vida digna, también este problema puede deberse a la falta de conciencia social. Si fue posible destinar recursos para rescatar entidades financieras, no se podrá destinar recursos y plantear políticas públicas concretas para brindar mejores oportunidades de vida?

Adriana Becerril

Anónimo dijo...

Profesor, respecto a su nota en El Universal me gustaría remarcar que esos objetivos se alcanzarían si hubiera más apoyo por parte de los países desarrollados. Estos países, al dirigir grandes organizaciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, se aprovechan de sus cargos y "abusan" de los Estados menos desarrollados. Un gran ejemplo es Ghana y muchos países de África; si éstos fueran debidamente ayudados (apoyándolos en cuanto al desarrollo urbano y humano de sus regiones) ya no tendrían altos índices de mortalidad y de analfabetismo.
Ahora, en cuanto a aplicar nuevas políticas públicas que mejoren el sistema fiscal sería lo más recomendable para México. Considero que los impuestos que la recaudación fiscal se haga de manera eficiente, y que se arme un buen plan de gasto en el cual los más pobres sean los más beneficiados. En otras palabras, los índices de pobreza en México podrían mejorar si el gasto público se hiciera de manera eficiente y la recaudación fiscal se hiciera de igual forma.

René Kuster Rojas

Anónimo dijo...

Concuerdo con Adriana. Mientras en algunas regiones del mundo la gente no tiene acceso a comida ni medicamentos básicos, ya ni hablar de una educación de calidad, los gobiernos del mundo gastaron billones en el rescate de bancos y otras entidades financieras. Lo interesante es analizar cuánto de este dinero llegará a los más pobres vía crédito y cuánto se quedará en los bolsillos de los gerentes e inversores. Yo soy uno de los que cree que la crisis se debió en gran medida a un problema ideológico. Los hombres siempre querrán más, tal vez sea cierto, pero no creo que sea el fin de la historia. Si se crean los incentivos adecuados y se educa a la población estoy seguro que podemos llegar un punto en que querer más no signifique pisotear a los otros en el camino.

Carlos Grandet

Anónimo dijo...

Si bien es cierto que la reciente crisis afectó a todo el globo y que pudo alterar el escenario optimista respecto a los "Obejtivos del Milenio", también es cierto que esta sólo puede ser una excusa para que en 2015 no se alcancen los objetivos fijados.
Más que una cuestión de falta de recursos debido a una crisis, se trata de una falta de conciencia y de compromiso hacia un desarrollo que sea sustentable y garantice un mínimo de bienestar (agua potable, educación primaria, salud en la maternidad, etc) para todos.
Es una pena que algunos países en vías de desarrollo o con PIB percapita bajo(China,Chile Cuba e India)estén más cerca de alcanzar los objetivos que las "grandes potencias".
Por eso, si México realmente desea cumplir los objetivos deberá reducir la gran desigualdad que existe, un gran reto. Lo anterior mediante una política fiscal basada en conciencia social.
Analuisa G.

Anónimo dijo...

Si México está intentando cumplir los objetivos del nuevo milenio, y el gobierno está fallando, entonces, ¿cuáles son las variables de la política fiscal que no están funcionando?

Si realmente el gobierno busca cumplir con los objetivos, será necesario contar con políticas públicas eficientes que resuelvan problemas de pobreza, educación, medio ambiente y que no desperdicien los recursos. Como lo mencionó anteriormente, una acción eficiente es incentivar la educación; si se mejora la educación se tendrá un país con una mayor igualdad y menor pobreza.

Entonces, será un mal manejo en el gasto de gobierno la causa de tener un bajo beneficio social? Mediante cuáles políticas públicas se beneficia de mayor manera a los pobres?

Sebastián Sandoval Olascoaga

Anónimo dijo...

Sería interesante conocer que porcentaje de los avances obtenidos en dichos objetivos se deben a la ayuda la ONU vs otros organismos como la fundación Bill y Melinda Gates, por ejemplo, que destina mas de 3000 millones de dólares al año a combatir los mismos problemas (poco menos del presupuesto del que dispone la ONU). Existe un gran problema en términos de eficiencia cuando el dinero es de todos y, a la vez de nadie; es un buen comienzo saber que existen buenas intenciones para erradicar la pobreza el hambre, etc. pero ¿cuanta gente de verdad esta dispuesta a poner dinero de su bolsillo o brindar de su tiempo (a sus posiblidades, obvio) para cooperar?
No se trata de si la crisis hizo más pobres a los Estados. En realidad, el problema de fondo no es la crisis, sino la mentalidad. Menos política y más resultados

Irving Alejandro González Hernandez

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Adriana y Carlos. Por su puesto que hay una falta de conciencia y eso es en gran medida lo que nos frena. Los bancos no pudieron actuar responsablemente; en la crisis esperaron un milagro que finalmente llegó.
Sin embargo, no dejemos de mirar el otro lado de la moneda, rescate financiero sirve, habría que preguntarse cuales son las implicaciones de no haber salvado el sistema bancario que se traducen en un freno a la economía ante falta de mercados de financieros relativamente competitivos (en EEUU).

Claro que es preocupante el rescate, no queremos que banqueros irresponsables crean que van a poder hacer empresas con la mira en un horizonte corto de tiempo tal que no les importe quebrar el banco si ellos ganan a costa de la gente. Pero sin duda si no se hubiera salvado el sistema las repercusiones habrían sido graves.

Otro punto es que el banco mundial y demás organizaciones internacionales (OI) son sólo una parte de la solución. No podemos esperar que estas OI le hagan el trabajo a los países que no han podido salir del subdesarrollo. Pues de lo contrario, las acciones son inútiles.
Creo que estas organizaciones deben centrarse en la concienciación de la población y gobierno de estos países para que adopten políticas publicas socialmente deseables, acto que dista mucho de aquél en el se solucionan problemas en países subdesarrollados que están lejos de aprender como resolverlos por ellos mismos.

Francisco Brito

Nahieli dijo...

La revisión de los objetivos del milenio ante el impacto de la crisis financiera sobre la economía global nos da una perspectiva de mas largo plazo sobre los efectos de la crisis. Normalmente, sólo se mira a las consecuencias negativas de las crisis sobre la economía de hoy, y se festeja cuando se considera que la economía ya ha salido de la recesión. Sin embargo, es necesario considerar que tal vez algunas crisis de grandes magnitudes, tal como la actual, podrían tener consecuencias de largo plazo, como aquellas derivadas del incumplimiento de las metas del milenio. Por ejemplo, un menor aumento en los niveles de salud infantil, a comparación del que se hubiera tenido si no hubiera habido crisis, podría generar menores niveles educativos en el futuro y menor acumulación de capital humano en el largo plazo, lo cual afecta las perspectivas de crecimiento económico futuras.

Arturo Romero Yáñez dijo...

Dentro de los Objetivos del Milenio, me parece que la búsqueda de igualdad entre hombres y mujeres, garantizar los derechos de la mujer para dar a luz de manera segura y la sustentabilidad del medio ambiente son problemas de eficacia de las leyes o de ajustes de incentivos, por lo tanto, no deberían de estar en función del ciclo económico, o ser muy volatiles a éste.

Por otro lado, las variables sobrantes están fuertemente correlacionadas. En un país donde la población en pobreza extrema carece de servicios médicos, como México, me parece que hay, al menos, dos alternativas para garantizar el derecho a la salud:

a) extender los programas de salud pública o

b) ayudar a los agentes a cumplir las condiciones necesarias para la salud pública, como lo es el empleo formal.

Garantizando el empleo formal, además se combate la pobreza extrema, y por lo tanto, el hambre.

¿Que opción es la más viable?
Dado que el nivel de desempleo tiene un nivel óptimo, es necesario atacar el problema con una combinación de las dos alternativas propuestas. Me parece que un paso para aplicarlas lo han dado el gobierno federal con las propuestas de ampliación de cobertura del los programas de salud pública y otro lo han dado las iniciativas como la Iniciativa de Fomento al Primer Empleo, de la cual me informé en este blog. Cabe mencionar, por supuesto, que estas propuestas deben ser respaldadas en el largo plazo con mejoras en el capital humano, como el nivel de educación, que es una herramienta vital para la consecusión de todos los Objetivos del Milenio.

Anónimo dijo...

La realización de los objetivos del milenio es un tema de prioridades; como mencionó Adriana, durante la crisis, se realizó una gran inversión con el fin de salvar entidades financieras que no eran precisamente "inocentes" y "víctimas" de la misma; sin embargo, poco se ha hecho, antes y después de la crisis, para apoyar a aquellos que ni en las épocas más prosperas han logrado salir adelante. No hace falta citar casos Africanos; en México, e incluso en el Distrito Federal, es fácil apreciar cómo la cantidad de gente en pobreza extrema es igual o mayor, no sólo a la del 2008, sino a la de hace, al menos, diez años.
Considiendo con Carlos, creo que todo es cuestión de prioridades y de conciencia. Tal vez, después del susto de larecesión, se comienze considerar que invertir en los sectores más vulnerables de la población puede, a largo plazo, aportar un poco más de estabilidad a un país ante sucesos como el vivido en 2009.

Cesángari

Gabriel Alberto Martínez Roa dijo...

Yo coincido con Kuster, al menos en México se debería buscar/exigir que el código fiscal sea de una pagina (si me permiten la caricatura), así hacemos el pastel lo más grande que se puede, y que vía política de gasto se redistribuya el ingreso. Cada ves hay datos más robustos sobre los beneficios de las viejas conclusiones de la teoría económica como las transferencias monetarias, el gasto en salud, el pobre impacto que tienen las políticas fiscales regresivas en comparación con las políticas de gasto, etc. Sería interesante ver la relación que hay entre reglas más claras y eficacia de la política social.

En cuanto al contexto internacional, creo que unas de las mayores trabas han sido los mismos sistemas de gobierno de los países subdesarrollados. como apuntó Irving, existen muchas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, internacionales y supranacionales que periodicamente invierten recursos en estos paises y el problema es que muchos de esos recursos que con dificultan se juntan para estos países no llegan a sus destinatarios finales por razones políticas, de corrupción, de conflicto interno, por mencionar algunas.

Me parece que un buen comienzo sería sentar un precedente entre los países en los que al menos hay disposición política sobre cuál es el camino más corto para eliminar la pobreza extrema.

Anónimo dijo...

Debido a la crisis económica mundia, evidentemente, los ODM como fueron planteados en un principio no serán alcanzados por ningún país. Dado lo anterior, considero necesario replantearlos para hacerlos complatibles con el contexto internacional actual, esto con el propósito de obligar a los gobiernos a alcanzarlos. Es decir, si se ajustan los ODM será posible alcanzar en cada uno de los rubros los nivel más altos posibles y no algunos inferiores justificados con pretextos relacionados con la crisis.

M. Araceli Ramírez

Anónimo dijo...

Es cierto que existe una falta de conciencia en la política económica de desarrollo a largo plazo en muchos países. Esto se pude explicar por la conformación de los incentivos en los periodos gubernamentales. En una primera instancia, puede sonar contradictoria la frase que encontró Adriana sobre el tamanño del rescate financiero después de la crisis. Es fácil aseverar que no es justo o que esto muestra la falta de conciencia en el gobierno; sin embargo, el rescate financiero no fue un regalo. Se tienen que tomar en cuenta las razones por las que se decidió rescatar a algunas empresas (no se rescato a todas). Asimismo, el gobierno de EEUU ha enfatizado la necesidad de llevar a cabo un examen riguroso de las posturas culpables que detonaron la crisis y de las deudas que el rescate conlleva. Por esto mismo, no hay que olvidar que el rescate financiero: en primer lugar, no fue un regalo de parte del gobierno a financieros sin escrúpulos y, en segundo, que, de no haber habido rescate, no sólo los "pobres" hubieran sido los afectados, sino todo el sistema financiero global.

Alejandro Robinson